EdUcAciÓn

03 julio, 2006

¿Qué es educación?


    Educación (Según la Real Academia Española)

  1. f. Proceso de socialización y aprendizaje encaminado al desarrollo intelectual y ético de una persona.
  2. Instrucción por medio de la acción docente: educación primaria.
  3. Cortesía, urbanidad: saltarse el turno en una cola es de mala educación.
  4. educación especial La destinada a personas discapacitadas física o psíquicamente.

  5. ¿Qué es la educación?
Muchos políticos en televisión analogan la educación con la base de la sociedad, se llenan la boca hablando de su importancia en todos los aspectos y de cómo Chile puede mejorar su educación, mucho más ahora que los "pingüinos" han sacado a colación lo pobre e injusta de la educación en Chile, hemos sido testigo de una revolución que abarcó todas las clases sociales, la lucha por la igualdad en la educación.

¿Pero qué es eso?

¿Qué es lo que piden a gritos los llamados "hijos de la democracia"?

¿Para qué les sirve?
Podemos llamar educación al proceso por el cual, el hombre, aprende materias inherentes a él. Es por medio de la educación que sabemos cómo actuar y comportarnos en sociedad. Es la educación la que nos da las herramientas para insertarnos en ella efectivamente, laboral y socialmente. Sin educación de ningún tipo, nuestro comportamiento general no distaría del de un animal en estado salvaje. Nosotros actuamos a base de lo que se nos enseña, si no tuviéramos ningún tipo de enseñanza actuaríamos instintivamente.

Las personas que reciben una educación de calidad en Chile, son una elite; no están equivocados los "pingüinos" al afirmar que las escuelas municipales forman obreros y los colegio particulares pagados forman profesionales, con este sistema el círculo de la pobreza no se romperá nunca.

Los estudiantes desmitificaron la generación de la abulia y crearon una generación con voz, con opinión, con inquietudes reales y significativas. Éstas inquietudes y su derecho a expresarlas y a exigirlas, las han adquirido paradójicamente con educación; pues fueron criados con el convencimiento de que pueden y deben opinar, son hijos de padres reprimidos que a la llegada de la democracia les “enseñaron” a sus hijos la importancia de sus derechos, y si no se lo enseñaron sus padres, lo han aprendido de la televisión o de la misma inconsciencia colectiva del disfrute de la libertad que por tantos años fue prohibida. Nosotras nos incluimos en esta generación,

¡Tenemos derecho a pensar!

¡Tenemos derecho a exigir!

Eso lo sabemos porque nos han instruido, porque tenemos acceso a una cantidad inmanejable de información, la tecnología y la mal ponderada globalización nos han dado las herramientas para saber. Es imposible a éstas alturas tratar de engañar a cualquier individuo que sepa leer o menos que eso, cualquier individuo con acceso a televisión.

La educación es PODER.

Los educadores tienen en sus manos el poder de la formación, en sus manos están las futuras generaciones, quiéranlo o no, lo que sea que digan o hagan causará un efecto que puede ser de diversa envergadura, en sus alumnos. Desde el momento en que los educadores se den cuenta de su poder y lo utilicen para las “fuerzas del bien” se puede cambiar radicalmente la sociedad. Si todos los educadores se unieran sus fuerzas y postularan todos a un mismo fin, inculcar en sus alumnos los mismos conocimientos, los mismos valores de manera transversal sin importar clases, religiones, etnias, discapacidades, etc. Si pudiésemos crear un sistema con preocupación real en sus alumnos, con una cantidad de alumnos y de educadores por aula suficiente para poder llegar efectivamente a cada uno. Si lográramos como sociedad darnos cuenta REALMENTE de este poder y utilizarlo, podríamos llegar a una sociedad distinta. Con una educación de calidad no hay delincuencia, ni vicios, ni injusticias, ni desigualdad.
Está bien, sabemos que podemos parecer utópicas, y sabemos que para la realidad actual esta educación es una quimera, aún así creemos en este poder y creemos que podemos lograr utilizarlo de tal manera que lleguemos a un cambio real.

Traspasemos la gratuidad del pase escolar, la gratuidad de la PSU, traspasemos las heroínas que literalmente cayeron en su intento de mejorar la educación, traspasemos los vándalos que hacen disturbios en las protestas, traspasemos los vagos que no tienen idea de lo que es la LOCE y aún así estaban metidos adentro de sus colegios sin comida, ni abrigo, vayamos al trasfondo... La pobre educación que reciben muchos fue suficiente para dar hambre de más... para saber que pueden exigir más... eso es una prueba de poder.